El neozelandés Steve Williams, excaddie del norteamericano Tiger Woods y actualmente junto al australiano Adam Scott, no ha sido finalmente sancionado por sus declaraciones racistas sobre el ex número uno del tenis mundial después de un encuentro en China.
Después de la ronda final del WGC-HSBC Champions en Shanghai, Williams, que estuvo junto a Woods en 13 de sus 14 victorias en torneos 'grandes', realizó unos comentarios despectivos durante la gala de premios de HSBC Champions delante del jefe del European Tour, George O'Grady, y el comisionado estadounidense del PGA Tour, Tim Finchem, cuando aseguró que su intención en Akron era "atizar a ese negro gilipollas".
Los dos dirigentes se desmarcaron posteriormente de la opinión del neozelandés y emitieron una declaración conjunta en nombre de la PGA sobre el incidente. "La Federación Internacional de PGA Tour cree firmemente que no hay lugar para cualquier forma de racismo en éste o cualquier otro deporte. Las declaraciones de Steve Williams son totalmente inaceptable en cualquier contexto", manifestaron en el comunicado.
"Somos conscientes de que él se ha disculpado completamente y confiamos en que no vamos a escuchar tales comentarios nunca más. Sobre esta base, consideramos el asunto cerrado, y nosotros no tenemos más comentarios", añadieron.
El australiano Scott, para quien el neozelandés actúa como caddie desde agosto, espera que el tema haya quedado zanjado. "Espero que ahora que todo el mundo ha dicho que el asunto ya está cerrado y esperamos poder seguir adelante", afirmó.
Williams ya se disculpaba el sábado mediante un comunicado. "Siento las palabras que pronuncié ayer -viernes- por la noche. Ahora me doy cuenta de que mis comentarios pueden ser considerados como racistas. Pido disculpas a Tiger y a todos los que ofendí", manifestó.

 


Última Revista