Está en racha, y de la buena, tras la mala que llevaba arrastrando durante largos meses. Gonzalo Fernández-Castaño terminó segundo con 205 golpes, cuatro más que el japonés Toshinori Muto, en el Open de Tokio, torneo que arruinó la incesante lluvia. La lluvia que no dejó de caer sobre Miyazaki (Japón) provocó que la segunda ronda tuviera que ser interrumpida en dos ocasiones y obligó a cancelar la tercera jornada. Fernández-Castaño se plantó en el último recorrido como líder del Dunlop Phoenix, pero no aguantó el empuje del japonés que lo completó con 8 golpes bajo par. El español no pudo adjudicarse el segundo torneo consecutivo tras ganar la semana previa el Open de Singapur, pero este segundo puesto le proporcionará un hueco entre los 50 primeros clasificados en el ránking mundial.


Última Revista