Álvaro Quirós ha incrementado su palmarés con un espectacular triunfo en el exclusivo Dubai World Championship, punto y final de la temporada en el Circuito Europeo, donde se reúnen los mejores jugadores del PGA European Tour. El golfista español suma su segunda victoria de la temporada –tras la conseguida en el Dubai Dessert Classic a mediados de febrero– y su sexto triunfo en el Circuito Europeo desde que se hiciera profesional en diciembre de 2004. El Alfred Dunhill Championship en 2006, el Portugal Masters en 2008, el Qatar Masters en 2009, el Open de España en 2010 y el citado Dubai Dessert Classic de este año constituyen los gloriosos precedentes de un jugador consagrado con este nuevo triunfo ante la ‘cream de la cream’ del PGA European Tour. Álvaro Quirós ya dio muestras de sus intenciones la pasada semana, cuando acarició el éxito en el Open de Hong Kong, un buen momento de forma especialmente corroborado a partir de la segunda jornada en este Dubai World Championship, cuando el golfista gaditano accedió al liderato gracias a una extraordinaria tarjeta de 64 golpes que se acumuló a otra asimismo brillante de 68 en la primera, lo que le situó entonces en lo más alto de la clasificación con cuatro golpes de ventaja sobre el sueco Peter Hanson. Una vuelta inmaculada, plagada de birdies –seis en concreto– y culminada con un extraordinario eagle en el último hoyo, construyó un sólido liderato refrendado en la tercera ronda con una tarjeta algo más discreta, de 70 golpes, con 4 bogeys neutralizados de sobra con 4 birdies y otro eagle, que dieron opción al escocés Paul Lawrie a situarse a dos golpes del español.

La jornada final se convirtió desde el primer momento en un espectacular mano a mano entre Álvaro Quirós y Paul Lawrie, toda vez que sus cualificados perseguidores –Luke Donald, Charl Schwartzel, Peter Hanson…– sucumbieron poco a poco ante el acierto de ambos a pesar de que sus respectivas propuestas estaban asimismo plagadas de buenas acciones. Un inicio espectacular de jornada, con tres birdies consecutivos, afianzó aún más a Álvaro Quirós en el liderato, con una capacidad de reacción sabiamente demostrada a partir del cuarto hoyo, su primer error de la jornada compensado de inmediato en el siguiente hoyo. La combinación error-acierto se volvió a repetir en los hoyos 6-7 antes de que un nuevo fallo en el 9 diese oxígeno a las opciones del escocés Paul Lawrie, quien acabó la primera vuelta con 5 birdies y ningún fallo. Una segunda vuelta más plana por parte de ambos, resuelta en su gran mayoría con pares, desembocó en un final de auténtico infarto, con un solo golpe de diferencia a favor de Álvaro Quirós cuando ambos llegaron al hoyo 17. Fue ahí, en ese punto culminante, cuando salió a relucir la enorme raza de Álvaro Quirós, quien rubricó un espectacular eagle en el hoyo 18 a imagen y semejanza del conseguido en la segunda jornada, una acción que dejó definitivamente sin aliento a Paul Lawrie. Mención especial asimismo para Pablo Larrazábal, décimo clasificado, y Sergio García, undécimo, que pusieron también de manifiesto la fortaleza del golf español. Rafael Cabrera, vigesimosexto; Gonzalo Fernández Castaño, vigesimonoveno; y Miguel Ángel Jiménez, cuadragesimocuarto, completaron la notabilísima actuación española en Dubai.

“¡Ha sido un final de temporada muy bonito!

Quirós se mostraba exultante con su triunfo en Dubai, cuyos momentos finales describía así: “En el 18 pegué una buena madera tres de salida y otra de segundo golpe. Al llegar al green pensaba en darme una oportunidad dejándola cerca y a la vez meter presión a Paul, pues contábamos que tenía opción de birdie. Además, acabábamos de ver el final de Luke Donald y también eso me preocupaba, pero sabía que si yo hacía el birdie podía ganar el torneo. Era un putt bastante largo, entre 13 y 14 metros de derecha a izquierda, ¡y no sólo la dejé cerca sino que entró!”.

“Toda la emoción de las últimas semanas y los pensamientos positivos salieron a flote al meter ese putt. Estoy muy contento. Creo que, entre comillas, se ha hecho justicia después de la semana pasada. Llevo tiempo jugando bien pero en Hong Kong el putt no me acompañó, el último día fue una pena. Esta semana he jugado igual de bien pero he conseguido meter los putts. Todo sirve de aprendizaje, las cosas siempre suceden por alguna razón”. “Sabía que tenía que dar un pasito adelante y por fin lo he conseguido. Han sido dos semanas de gran trabajo y esfuerzo. Todos los días, al terminar la vuelta, me reunía unos diez minutos o un cuarto de hora con Johan Elliot y Claes Nilsson, mis managers, y luego yo le contaba a Mike Kerr, mi caddie, lo que habíamos decidido. También he estado en constante comunicación con Tita Lozano, mi psicóloga, y el esfuerzo ha dado su recompensa: he sido capaz de ver la botella medio llena”.

“En los momentos de presión, y ha habido muchos, he sido capaz de quitarme la duda en un porcentaje muy alto. Hacíamos una lista y entre todos la repasábamos intentando dar respuesta a una pregunta: ¿qué necesita Álvaro Quirós para subir un peldaño más? Cada uno aportaba su grano de arena. Con Pepín Rivero, que está compitiendo en la Final del Circuito Senior, también nos hemos mandado mensajes”. “A pesar de todo, no hay que perder de vista la objetividad, he ganado un torneo y he cumplido con creces la meta de terminar entre los 50 mejores del mundo –una situación en la que ya había estado con anterioridad- pero, a partir de ahora, me gustaría mantenerme ahí y ser más regular. Espero que sucedan cosas más grandes. Ha sido una victoria especial, aquí estaban los cuatro mejores del mundo y muy buenos jugadores, pero ganar el Open de España en Sevilla fue igual de especial, o más. Hoy más bien parecía un torneo a Match-Play, Paul ha ido presionándome todo el tiempo y al final también se ha metido Luke Donald en la pelea”.

“He intentado disfrutar y a la vez he peleado hasta el último momento. Ha sido un torneo muy positivo. Esta noche lo celebraré con los españoles, el que gana paga la cena y lo voy a hacer encantado. No habrá mucho más tiempo de celebración porque mañana vuelo a Las Vegas donde voy a pasar dos días con Callaway, y el sábado vuelvo a España. Creo que me merezco unas vacaciones. Me encanta jugar en Dubái, a este paso me voy a tener que comprar una casa y venirme a vivir aquí”.

Con esta victoria, que conlleva una exención de cinco años hasta el 2016, Álvaro Quirós finaliza sexto en la Carrera a Dubái, accede al puesto 21º del ranking mundial, disputará los cuatro Grandes y los World Golf Championship en 2012, y se coloca en cuarta posición en la lista de la Ryder Cup a través del Circuito Europeo. Además, se convierte en el primer jugador europeo que gana tres torneos en los Emiratos Árabes -Commericialbank Qatar Masters 2009, Omega Dubai Desert Classic 2011 y Dubai World Championship 2011-, y suma la séptima victoria de 2011 para el golf español, que ascienden a 163 en el Tour: Pablo Martín (Alfred Dunhill Championship (diciembre 2010), Álvaro Quirós (Omega Dubai Desert Classic y Dubai World Championship), Pablo Larrazábal (BMW International Open) y Sergio García (Castelló Masters y Andalucía Masters).


Última Revista