Rory McIlroy se ha convertido, tras adjudicarse el Honda Classic, en el nuevo número uno del mundo, en sustitución del inglés Luke Donald, siendo el cuarto jugador, todos ellos europeos, que accede al trono mundial el último año y medio. El joven talento del Holywood de Irlanda del Norte, a punto de cumplir los 23 años, es el decimosexto jugador en poseer el número uno del mundo, y el segundo más joven en lograrlo después del estadounidense Tiger Woods, que lo hizo con 21 años y seis meses en 1997. Éste vio como su reinado en el ranking concluía en el mes de octubre de 2010 tras once años como mejor del mundo, en favor del inglés Lee Westwood. El de Worksop se mantuvo en el primer puesto hasta febrero de 2011, cuando fue relevado por el alemán Martin Kaymer, después de que éste fuese segundo en el 'WGC-Accenture Match Play'.

Precisamente, en aquella cita, el de Dusseldorf fue derrotado por Donald, que ya por entonces aparecía como otro serio candidato a coronarse como el número uno del mundo, con un golf muy consistente y unos resultados que le iban haciendo ascender paulatinamente en el ranking. Así, el inglés sólo tuvo que esperar a finales de mayo de 2011 para, con su victoria en el BMW PGA Championship, ascender al trono mundial, aunque su reinado tampoco ha durado ni siquiera un año, sobre todo por la pujanza del joven McIlroy. Y es que, al contrario que Westwood y Donald, el noirlandés sí posee ya un 'major' en su palmarés, al igual que el alemán Martin Kaymer, tras conquistar en el verano pasado el Abierto de los Estados Unidos.

LANGER, EL PRIMER NÚMERO UNO

La clasificación mundial vio la luz por primera vez el 6 abril de 1986. Desde entonces han sido en total dieciséis los jugadores que han tenido la suerte y el honor de liderarla. El primero fue el alemán Berhnard Langer. Su reinado fue, sin embargo, efímero, ya que sólo se mantuvo en el trono duante tres semanas. Le sucedería al frente del ranking planetario Severiano Ballesteros, que lo lideró durante veinte semanas en su primera etapa, antes de ceder el entorchado al australiano Greg Norman, el primer número uno del mundo en permanecer más de un año seguido en lo más alto de la clasificación. Estuvo 61 semanas. Luego se produjo un toma y daca entre Seve y Norman, sucediéndose en el trono entre 1987 y 1990, con clara ventaja para el australiano en número de semanas. En septiembre de 1990 se subía a la cima del ranking mundial un espigado inglés llamado Nick Faldo. Tras nueve semanas en el trono, sería depuesto por otro británico, el galés Ian Woosnam, quien sería número uno durante casi un año de forma ininterrumpida, 50 semanas concretamente. Su sucesor al frente del ranking sería el norteamericano Fred Couples, quien en total estuvo 16 semanas como número uno. Faldo volvería a la cima de la clasificación en 1992 y no la dejaría hasta 81 semanas después, cuando la recuperaría Greg Norman, durante medio año seguido.

El zimbabuense Nick Price logró escalar a lo más alto del ranking en agosto de 1994 y permancer ahí hasta junio de 1995, 44 semanas. Luego retornó Norman, y lo hizo con fuerza inusitada, ya que estuvo a punto de llegar al centenar de semanas consecutivas en la cima del ránking (le faltaron cuatro). Le sucedió el norteamericano Tom Lehman, el único de los doce números uno del mundo que sólo ha ostentado ese privilegio durante una semana. Recuperó el trono el Tiburón Blanco y a continuación, el 11 de enero de 1998, cuando no hacía ni dos años que se había hecho profesional y tras una temporada con cuatro triunfos, dos segundas plazas y dos terceras, llegaba a la cumbre del ránking el incomparable Tiger Woods.

Al californiano le duró sólo una semana la alegría, ya que el sudafricano Ernie Els le arrebató el puesto durante otros siete días, y a éste se lo birlaría Norman durante el mismo tiempo. Tiger volvía al frente del ránking a continuación y aguantaría esta vez en el puesto durante nueve semanas, hasta que Norman retornó a la cima, en la que sería su duodécima y última vez al frente de la clasificación mundial. Se mantuvo durante 18 semanas. Woods recuperó el liderato y, tras dos incursiones de Els de cuatro semanas en la cima y otras dos del estadounidense David Duval, Tiger comenzaría la mayor hazaña registrada hasta entonces en los anales del ranking mundial: permanecer 264 semanas seguidas (cinco años y un mes) como número uno, del 15 de agosto de 1999 hasta el 4 de septiembre de 2004.

A mediados de agosto de 2004 superaba las 331 semanas que Norman había conseguido estar al frente del ranking mundial. El fiyiano Vijay Singh acabó con la racha de Woods y estuvo al frente de la clasificación durante 26 semanas y luego se alternaría en el puesto con Tiger un par de veces hasta que el 12 de junio de 2005 el californiano iniciaba su segunda gran racha en la cima del ránking, que se prolonga hasta la actualidad y que ha superado las 150 semanas. Una de las grandes noticias golfísticas del 2010 fue sin duda el destronamiento de Tiger del liderato mundial que había venido ocupando ininterrumpidamente desde hacía cinco años (281 semanas consecutivas) y al que accedió por vez primera el 11 de enero de 1998. En total, atesoraba 623 semanas en la cima de la clasificación y sólo le faltaba una para acumular un total de 12 años al frente del Ranking Mundial.

De entre sus tres posibles sucesores al final de la temporada 2010, fue finalmente Westwood, segundo en dos grandes en 2010, el que se llevó el gato al agua. Los otros dos era el norteamericano Jim Furyk, ganador de la multimillonaria FedExCup, y el alemán Martin Kaymer, con victorias en el US PGA Championship y en otros tres torneos en el Circuito Europeo, donde se impuso en la Carrera a Dubai. Después llegaría el reinado de Kaymer, al que sucedería Donald. Ahora es el turno de McIlroy.


Última Revista