Tiger Woods ruge de nuevo en el PGA Tour y lograr su primer triunfo en un torneo oficial de ese circuito desde 2009 al imponerse en el Arnold Palmer Invitational, dotado con 6 millones de dólares en premios. El californiano ex número uno del mundo no ganaba una competición oficial del PGA Tour desde septiembre de hace tres años, cuando se impuso en el BMW Championship. El pasado mes de diciembre ganó el World Challenge en Sherwood Country Club en California, aunque éste no era uno de los torneos oficiales del PGA Tour.

En el Arnold Palmer Invitational, Woods salió para hacer su último recorrido al Bay Hill Club & Lodge de Orlando como líder con un golpe de ventaja sobre el norirlandés Graene McDowell y mientras éste se iba hundiendo según avanzaba en su recorrido, el ex número uno del mundo se iba afianzando en su camino hacia la victoria. Falló al poco de comenzar con un bogey en el 2 que rápidamente solucionó con dos birdies consecutivos en el 3 y 4 para asegurar definitivamente su resurgir con otros dos en el 6 y en el 8. Todavía se permitió fallar en el 14 con otro bogey, pero en ese momento ya nadie era capaz de arrebatarle un triunfo largamente esperado. Sus 275 ya eran inalcanzables. A la considerable distancia de cinco golpes quedó el único que parecía capaz de amargarle el triunfo, McDowell, que comenzó a perder sus opciones con un doble bogey en el 1. Luego llegaría un birdie y un eagle en el 6 para mantenerle de nuevo en la lucha, pero tres bogeys en la segunda mitad del recorrido le apartaron de la victoria. Tiger se impuso finalmente al norirlandés por cinco golpes de ventaja y una tarjeta de 275, 13 bajo par. La tercera plaza fue el inglés Ian Poulter, que totalizó 282 impactos.

“Me siento fantásticamente”, dijo Woods, que se embolsó por su triunfo algo más de un millón de dólares.

Sergio García volvió a fallar y repitió tarjeta con 75 golpes para un total de 289 y finalizar con uno por encima del par, en el puesto 33.


Última Revista