Lawrie Golf Andalucia

Triunfa tras nueve años sin hacerlo en el Tour

El escocés Paul Lawrie se impuso en el Open de Andalucía by Turkish Airlines en una última ronda muy complicada por el viento cambiante que sopló en el Parador Málaga Golf. Pese a un mal arranque con tres bogeys en la primera vuelta, Lawrie consiguió mantener la calma y hacer valer su experiencia para ganar con una vuelta al par. Nueve años después, el escocés conseguía su sexto título en el Circuito Europeo.

 

El torneo estuvo muy abierto hasta los últimos hoyos, ya que el errático inicio del escocés metió en la pelea a numerosos rivales. Hasta cuatro jugadores empataron en la cabeza tras los nueve primeros hoyos, Lawrie, Mark Foster, Johan Edfors y Felipe Aguilar.

Lawrie se reencontró con su mejor putt en el momento oportuno y conseguía una victoria que le lleva del puesto 115 al 24 en la Carrera a Dubai, y le clasificó para disputar el Volvo Mundial Match Play que se disputará en Finca Cortesín del 19 al 22 de mayo. La otra plaza en juego fue para el sueco Johan Edfors, segundo clasificado a un golpe (-11).

Tercero fue, con 270 golpes, el chileno Aguilar, mientras que la cuarta plaza la compartieron, con un impacto más, el danés Jeppe Huldahl, el francés Raphael Jacquelin y el inglés Foster.

La cara amarga del día vino de la mano de José Manuel Lara, que jugó muy bien y llegó al 18 a un golpe del segundo clasificado. Con su segundo golpe, dejó la bola fuera de límites cerca del green, lo que le costó un triple bogey y le relegó al octavo puesto empatado.

En la entrega de tarjetas, Miguel Ángel Jiménez le animó diciéndole: “Pisha, has jugado muy bien y eso te ha pasado por valiente, has demostrado que estás ahí y vas a ganar cualquier semana de estas”.

Lawrie, que registró 66, 67, 65 y 70 para un total de 268 golpes (-12), logró su primera victoria en España en el Open de Cataluña de 1996. En 1999 ganó el Qatar Open y el Open Británico en desempate con Jean Van de Velde y Justin Leonard en Carnoustie.

El jugador escocés ganó el Alfred Dunhill Championship en 2001 con un putt de 13 metros que fue considerado golpe del año en el Circuito, y el Celtic Manor Open de Gales en 2002.

“Estoy contentísimo, no tengo palabras”, dijo el campeón. “Llevo nueve años sin ganar y eso es mucho tiempo. El comienzo ha sido horrible, bogey al uno, al dos y al cinco, pero lo importante es que no me ha entrado pánico, he tenido paciencia y no he perdido la confianza en mí mismo”.

“Pese al mal comienzo”, explicó, “siempre he tenido la sensación de estar controlando la situación y en la segunda vuelta he logrado hacer birdies en los tres primeros hoyos y en el 14. Siempre he pateado muy bien, pero dejé de hacerlo durante mucho tiempo y hoy han vuelto a entrar los putts, esa ha sido la clave”.

“Estoy muy contento por la victoria y por ganar una plaza para el Volvo Mundial Match Play”, declaró el ‘resurgido’ campeón.

 

 


Última Revista