Phil Mickelson ha vuelto a saborear unas mieles del triunfo que no cataba desde hacía casi cinco años, desde que se impuso en el Open Británico de 2013. El Zurdo de Oro lo ha logrado en el Campeonato de las Series Mundiales en México, tras deshacerse en el desempate de Justin Thomas, en un final de torneo en el que Rafa Cabrera-Bello pudo haberse hecho con el título. El jugador canario ha terminado a un golpe de los protagonistas del playoff. Cabrera-Bello, que partía la última ronda empatado con Mickelson a dos golpes del líder, Johnson, llegó a coliderar el torneo gracias a un eagle en el hoyo 1. Sin embargo, y a pesar de su gran actuación, sus 67 golpes no fueron suficientes frente a los 66 de Mickelson y los 64 de Thomas, quienes totalizaron 268 impactos, 16 bajo par.

Sergio García acabó clasificado en séptima posición y Jon Rahm terminó vigésimo, lo que le ha hecho perder un puesto en el ranking mundial y ceder la segunda plaza a Justin Thomas.

Mickelson, de 47 años, declaró lo siguiente: "Han sido cuatro años duros, creo que estoy jugando mi mejor golf y que aún me quedan muchos triunfos. Ha sido difícil, he sufrido para recuperar mi juego pero me encantan los retos".


Última Revista