​Todos juntos. Al completo. Sin fisuras. ¡A por todas! Proclamando a los cuatro vientos sus intenciones ganadoras y posando, en un simpático guiño al deporte rey, con las camisetas de los equipos de fútbol de los que son seguidores, un hermanamiento de carácter glorioso que convertirá al golf en centro de atención durante cuatro jornadas de juego apasionantes.
Así acude la nutrida y cualificada ‘Armada Española’ al Open de España que acoge el Centro Nacional de Golf en Madrid entre el 15 y el 18 de mayo. Veinticinco jugadores españoles, muchos de ellos avalados por un rendimiento deportivo sobresaliente en lo que va de temporada, conjurados para que alguno de ellos levante el trofeo de campeón el próximo domingo.


Todo ello en el marco de un torneo donde los españoles, encabezados por Jon Rahm y Rafael Cabrera-Bello, concentran precisamente gran parte de los alicientes de la competición para hacer frente a la auténtica legión de buenos extranjeros que se constituyen como principal oposición.
La nómina española es simplemente sobresaliente, encabezada por Jon Rahm y Rafael Cabrera-Bello, números 4 y 24 del Ranking Mundial, que llegan al Open de España tras acabar respectivamente cuarto y trigésimo octavo en The Masters.
A su lado, jugadores de prestigio avalado por sus continuas buenas actuaciones a lo largo de la temporada presente y pasada, que han convertido a los golfistas españoles, precisamente, en grandes animadores de los torneos del Circuito Europeo una semana sí y otra también, donde son sin discusión serios aspirantes al título en juego.
Jugadores de la calidad contrastada de Pablo Larrazábal, Jorge Campillo, Adrián Otaegui, Gonzalo Fernández-Castaño, Álvaro Quirós y un largo etcétera posaron para las cámaras en la antesala del torneo, una foto de familia entrañable donde la calidad de sus integrantes escenifica la ilusión en la presente edición del Open de España.
Enfrente, una selecta nómina de golfistas extranjeros, muchos de lo que dominan el Circuito Europeo semana tras semana, que se dan asimismo cita en el recorrido madrileño, caso de Andrew Johnston, Eddie Pepperell, George Coetzee, Matt Wallace, Robert Karlsson, Andy Sullivan, Victor Dubuisson, Nicolas Colsaerts, David Howell, Matteo Manassero… asimismo interesante listado de cualificados aspirantes al título.
El reto, pues, está servido con todos los ingredientes para que el desarrollo y el desenlace sean un auténtico espectáculo para todos los aficionados.

El listado de la Armada Española
Este es el listado completo de los 25 jugadores españoles –veintidós profesionales y tres amateurs– que toman parte en el Open de España 2018 que se celebra en el Centro Nacional: los profesionales Jon Rahm, Rafa Cabrera-Bello, Jorge Campillo, Nacho Elvira, Pedro Oriol, Javier Colomo, Pablo Larrazábal, Javier Sainz, Adriá Arnaus, Carlos Pigem, Álvaro Quirós, Gonzalo Fernández-Castaño, Sebastián García Rodríguez, Adrián Otaegui, José Luis González-Courtney, Alejandro Cañizares, Eduardo de la Riva, Scott Fernández, Santiago Tarrío, Samuel del Val, Pep Anglés, Alfredo García Heredia y los amateurs Alejandro del Rey, Ángel Hidalgo y Víctor Pastor.

Golf y fútbol
Una foto original, divertida y diferente. De la mano de LaLiga4Sports, la práctica totalidad de la Armada española, con Jon Rahm a la cabeza, posó con la camiseta de su equipo de fútbol del alma. El acto sirvió para hacer un alto en los entrenamientos, desconectar unos minutos y, de paso, para ovacionar a Jon Rahm por su cuarta plaza en el Masters de Augusta.
En un primer posado más formal y sin camisetas de fútbol, los golfistas mostraron su buen humor y camaradería. Álvaro Quirós azuzaba a sus compañeros con bromas, Jon Rahm saludaba a diestro y siniestro, los jóvenes amateurs alucinaban codeándose con los ‘mayores’…
Y ya en el segundo posado los jugadores, todos ataviados con sus camisetas, se divirtieron de lo lindo haciendo sus pinitos con pequeñas pelotas de fútbol. Los madridistas Jorge Campillo y Pedro Oriol hacían por picar al culé Pablo Larrazábal, y el atlético Gonzalo Fernández-Castaño ponía un poco de orden al tiempo que Jon Rahm besaba el escudo de su Athletic. Y entre un intento de chilena a lo Ronaldo de Javi Colomo y algún deseo en forma de ascenso a Primera División de Alfredo García-Heredia para su Sporting, se consumió el divertido acto. La Armada, desde ya, solo piensa en golf.


Última Revista