Naufragó, y a lo grande. Lo que le pasó a Ben DeArmond en un torneo del Web.com Tour, la segunda división del Circuito de Estados Unidos (lo que sería el Challenge Tour del Circuito Europeo), fue una hecatombe.

Jugaba el hoyo 2 del Lakewood Ranch, en Florida, en el  LECOM Suncoast Classic. La esposa y los padres de DeArmond llegaron tarde al torneo y lo alcanzaron en ese hoyo, un par 4 de 450 metros cuyo golpe de salida requería superar un lago flanqueado por arboleda.

"Les aseguré que eso no tenía nada que ver con ellos", dijo después el jugador norteamericano. Y "eso" consistió en que necesitó nada menos que 17 golpes para completar ese hoyo.

La bola de DeArmond cayó en el agua por apenas 30 centrímetros desde tierra firme. Decidió retroceder 27 metros, dropar y pegar madera 3. La bola acabó de nuevo en el agua. Nuevo drop y otra vez al agua. Se repite la historia. Pidió a su caddie por otro palo, y tomó un hierro 5. Dropó y la bola acabó de nuevo en el líquido elemento. Nuevo drop y más agua. Cogió otra vez la madera 3 y finalmente superó el obstáculo de agua. Total, séxtuple naufragio.

"Tuve que pegarla como si fuera un sand wedge", dijo DeArmond, profesional en un club de golf de Florida. A esas alturas, ya en la calle superado el lago, el jugador, de 31 años, acumulaba 13 golpes. ¡Y todavía necesitó 4 más para terminar el hoyo! Sus 17 golpes son el resultado más alto en un hoyo en la historia del Web.com Tour. Y aún le quedaban 16 hoyos por jugar. 

Ante tal naufragio, DeArmond pensó abandonar el torneo, pero dijo que pensó en su hijo, su familia, amigos ysocios de su club de golf y decidió terminar la ronda. Hizo 10 pares y un bogey en sus últimos 11 hoyos, y terminó con un total de 91 golpes.

"Fui consciente de que era una experiencia bastante increíble", dijo. “Tengo un hijo de 9 meses que lo recordaría y se daría cuenta de que hice historia en sentido negativo, pero también que no renuncié", explicó.

“Todo el mundo tiene un mal día. No renuncies. No importa de qué se trate. Ten la integridad para completar todo lo que haces", añadió.

Al día siguiente, DeArmond reanudó la competición. Esta vez no hubo naufragio en el hoyo 2 ni tuvo problemas con el golpe de salida. Su segundo tiro, con madera 3, acabó en un bunker junto al green, pero la sacó bien de la arena y la dejó a dos metros de bandera, el putt rozó el borde del hoyo y con otro golpe embocó. Al final, una ronda de 78 golpes.


Última Revista