En la edición anterior hablábamos de la importancia de poseer una adecuada estabilidad para lograr un swing potente. Pero además de ésta existe otro elemento clave, que es la movilidad. Podríamos decir que, si alguna de ellas falla, difícilmente logremos un swing potente y eficiente.

La movilidad es la combinación del grado de movimiento articular y de flexibilidad muscular. Esto es necesario no solo para una correcta mecánica, sino también para evitar lesiones.

La movilidad permite generar “energía elástica”. Por lo tanto, establece una base crucial para generar POTENCIA.

Pongamos un ejemplo: si existe una falta de movilidad en la columna torácica (típico de los jugadores con postura en C), puede derivar en una pérdida de rotación vertebral, que a su vez limitará la capacidad de realizar un giro correcto en el back-swing, por lo tanto, de un swing eficiente. Y, como nuestro cuerpo funciona como un sistema de conexiones, los jugadores que presentan este tipo de restricción suelen referir molestias o incluso presentar alguna lesión a nivel lumbar por el hecho de tener que sacrificar esta zona, haciéndola móvil (cuando en realidad debe de ser una zona muy estable) por la falta de movilidad en estructuras adyacentes como columna torácica y caderas.

Por último, debemos saber que la movilidad reducida puede alterar la “secuencia cinética”, que es imprescindible para lograr un swing consistente y potente.

A continuación, les muestro algunos ejercicios. Tego que recalcar que son sólo ejemplos, ya que los mismos deben ser seleccionados por un profesional según las características de cada jugador.

Ejercicio 1: “Rotación columna torácica” (Todos los niveles)

Sentarse sobre talones con una mano apoyada en colchoneta (brazo extendido) y la otra en el Foam alejarlo lo máximo posible sin modificar posición de la pelvis y acompañar esa rotación de torso con la cabeza. Exhalar al rotar.

Ejercicio 2: “Rotación externa e interna de cadera” (Todos los niveles).

Colocar una rodilla en el Foam (antepie bien apoyado en suelo) y otro pie en el suelo y paralelo al Foam, desde esa posición desplazarse lateralmente hacia la pierna del suelo manteniendo torso y pelvis de frente y regresar a posición inicial.

Ejercicio 3  “Sentadilla lateral + Rotación de torso de torso” (Nivel intermedio y avanzado).

Desde posición de pie con el Foam en ambas manos, realizar una sentadilla lateral y a su vez una rotación de torso hacia el lado de la pierna que se flexiona, manteniendo la cabeza al frente.

Ejercicio 4: “Sentadilla lateral profunda” (Nivel avanzado). Desde posición de pie con el Foam en ambas manos a la altura del pecho realizar una sentadilla lateral manteniendo el Foam y la cabeza hacia el frente. Un pie (flexión) totalmente apoyado, mientras que el otro (aducción) solo apoya el talón.


Última Revista