Con una gran experiencia al frente de sendos clubes de golf sin campo, Jesús Rodríguez y Fernando Zambrano decidieron el año pasado que en España hacía falta una organización de ámbito nacional que agrupara a los jugadores amateurs. Y ello con varios objetivos. Por un lado, para tener una representación potente que se haga oír ante las distintas federaciones de este deporte existentes en el país. Por otro, para conseguir para los asociados buenos precios en los campos de golf.

Zambrano, que durante diez años presidió el potente club sin campo Jerez Club de Golf (llegó a tener 700 socios), es ahora el secretario de la nueva ‘criatura’, la Asociación de Jugadores Amateur de Golf (AJAG).

“La idea “, dice, “es unir al jugador de golf amateur y tener una voz que lo represente y defienda sus intereses ante la Federación y otros organismos, “porque nos encontramos indefensos”.

La AJAG tiene unos pocos meses de existencia, se puede decir que está ahora en su fase de lanzamiento y cuenta en la actualidad con medio centenar de socios (la mayoría de Marbella y poblaciones cercanas), cifra que los responsables de la asociación esperan multiplicar una vez que ésta se dé a conocer de forma más amplia, especialmente a través de su web (www.ajag.es), que ya está operativa. 

“Al tener una masa social importante”, señala por su parte Rodríguez, actual presidente del Club de Golf Marbella (sin campo),  “será más fácil obtener mejores precios en campos de golf mediante acuerdos, porque lo que pretendemos es que el golf sea un deporte cada vez más popular al que se pueda jugar a unos precios razonables”.

Para hacerse socio de AJAG, sólo es necesario rellenar una solicitud de inscripción que se puede descargar desde la web de la asociación. Con el fin de captar un gran número de miembros, durante todo el presente año asociarse será gratuito, y ya en 2020 se empezará a cobrar a los nuevos socios una cuota anual de tan solo 15 euros.

AJAG no tiene previsto organizar torneos de forma asidua, aunque quizá realice alguno de forma puntual como medio para obtener algún ingreso para el funcionamiento de la asociación. “Nuestra objetivo principal”, abunda Zambrano, “es ofrecer un servicio al jugador amateur consiguiéndole unos precios ventajosos para jugar en los campos con los que lleguemos a acuerdos”. Remarca de nuevo que también es importante que lo amateurs tengan una asociación potente que defienda sus intereses ante la Federación, que desde su punto de vista podría tener más iniciativas a favor de los golfistas aficionados.


Última Revista