Jon Rahm, uno de los máximos favoritos al triunfo en el Estrella Damm N.A. Andalucía Masters, se expresaba así en rueda de prensa a unas horas de comenzar su participación en el torneo:

“En 2017 llegué a Valderrama muy cansado en mi primer año como profesional, además me planteé el torneo como si estuviera en Estados Unidos y me puse a pegar drives como un loco. Fue una mala estrategia en una semana en la que no estaba jugando bien”.

“Ahora tengo claro que lo más importante es el golpe desde el tee. Todo depende de dónde la hayas puesto desde la salida porque no hay que hacer distancia, sino colocarla bien. Pero no todo es estrategia, porque luego hay que ejecutarla. Si juegas bien tendrás opciones tanto si eres agresivo como si no”.

“Tengo que tomarme el campo con más paciencia. Ian Poulter me dio un buen consejo y es que cuatro vueltas al par en Valderrama es un top 10. Me viene bien que mi último torneo fuera Pebble Beach porque es parecido, no se juega mucho con el drive”.

“La dificultad de Valderrama es de tee a green. Hay varios hoyos en los que todavía no tengo claro el golpe, como el 16, el 12 o el 13. Son hoyos que te dan varias opciones y no tengo un golpe en el que esté totalmente cómodo”.

“Los greenes no están todavía todo lo duros que pueden estar. En comparación con los de Augusta, son mucho más pequeños y menos ondulados, pero en cómo rueda la bola sí se parecen. Están espectaculares”.

“El único jugador que ha tenido una racha muy larga de cortes pasados es Tiger Woods, pero él jugaba menos torneos. Si juegas mucho, vas a fallar cortes de vez en cuando”.

“Como golfista crecí pensando que no podría ser olímpico y ahora que es posible, ojalá pueda ir. He tenido la fortuna de ser campeón mundial y campeón europeo representando a España y me encantaría ser campeón olímpico representando a mi país”. 

“Hay que jugar muy bien para ganar a Sergio aquí, es un campo que le gusta y que para su tipo de juego es casi perfecto. Me encantaría jugar el último partido el domingo con Sergio y darle pelea. Sergio es un gran campeón y me imagino que ganará aquí otra vez”.

“Los jugadores somos cada vez más fuertes y la preparación física es una ventaja, como estamos viendo con Brooks Koepka o Dustin Johnson. Gracias a Dios, en vez de combatir distancia con más distancia, como hacen en Estados Unidos, tenemos campos como este, campos cortos en los que el drive no entra en juego. Aquí solo puedes jugarlo en el 4, el 7, 11, 17 y en el 9 y 13, apurando. Seis hoyos y te la estás jugando en dos”.

“Es la gran polémica que tenemos en el golf actual: cambiar la bola, el drive, la tecnología, etc. cuando sería mejor hacer los campos más cortos y estrechos”.

“Por mucho que diga Brooks Koepka que es fácil ganar un grande, no lo es, yo lo que intento es jugar bien y si puedo elegir me gustaría ganar un grande lo antes posible, pero puede ser que llegue dentro de 10 años. Una carrera golfística se puede definir por más cosas que los grandes; hay mucho más en la vida y en el golf”.

“Unos amigos de mi padre estuvieron en la Ryder Cup de 1997. Al volver, le animaron a jugar y nos apuntamos a la escuela de Celles. Así empezó todo, si no es por esa Ryder Cup, probablemente no estaría aquí”.

“En 2007 vine a ver un Volvo Masters y me firmó la camiseta Stenson, Casey. El primer golpe que vi fue uno de Thomas Bjorn sacando de bunker en el 7, también vi a Ian Poulter. Son cuatro jugadores con los que después he compartido una Ryder Cup y si me lo llegan a decir entonces no lo hubiera creído”.


Última Revista