CON LOS BRAZOS ABIERTOS

Por Ali Saudi, consejero delegado de Santa MarÍa Golf

Han pasado 25 años y parece que fue ayer cuando empezamos esta bonita aventura de Santa María Golf. Han ocurrido muchas cosas en este tiempo, la mayoría buenas y alguna que otra regular e incluso mala, pero el espíritu de superación, de búsqueda de la excelencia que nos animó desde el principio, sigue intacto.

Nuestra máxima es hacer las cosas bien y que nuestros clientes se sientan más que satisfechos, que disfruten de una espléndida experiencia desde que llegan al aparcamiento del club hasta que se van, ojalá que con el deseo de volver lo antes posible.

Una de nuestras premisas es prestar un servicio de la máxima calidad, y esto se consigue gracias a la profesionalidad y cualificación de todo el personal del club, desde los que tienen contacto directo con los jugadores hasta los que realizan una labor que no ven nuestros visitantes pero que repercute positivamente en la experiencia de los clientes.

El perfecto mantenimiento del terreno de juego, así como el del resto de instalaciones del club, es por supuesto otra de las premisas que animan nuestro quehacer diario.

Nunca hemos dejado de invertir en nuestras instalaciones y así vamos a continuar, para seguir ofreciendo la máxima calidad, y siempre al precio más ajustado.

Hemos tenido, como he mencionado, etapas buenas, regulares y malas, pero siempre –y por supuesto ahora, que cumplimos 25 años– queremos mirar  al futuro con optimismo. Haber tenido más de un millón de salidas en este período, recibir a un millón de golfistas, nos hace sentirnos orgullosos de haber contribuido al turismo en esta parte de España, y puedo asegurar que todos han salido de aquí satisfechos, cosa difícil para una empresa de servicios como la nuestra.

Nuestro objetivo es consolidar nuestra posición manteniendo el alto nivel de calidad  que nos caracteriza, tanto en el campo como en el resto de instalaciones, atraer a jugadores que no conocen todavía el campo y aumentar el número de socios anuales.

En Santa María Golf somos una gran familia, y recibimos a todo el mundo con los brazos abiertos. Nos encantaría que venga a nuestro campo y disfrute de nuestra hospitalidad.