Rory McIlroy tiene la intención de dedicar más tiempo al PGA Tour, el Circuito Americano, el próximo año, para lo cual deberá hacer juegos malabares para encajar sus compromisos con el Circuito Europeo. El jugador norirlandés, que está disputando el Open de Hong Kong y está bien situado entre los candidatos al triunfo, ocupa la segunda plaza del ranking mundial y vive uno de los mejores momentos de su brillante carrera deportiva.  "Voy a añadir un par de torneos más a mi calendario en Estados Unidos el año próximo”, ha dicho McIlroy, para quien esto “no será un cambio drástico”. Añadió que le encanta jugar en los campos norteamericanos. Rory aseguró que el  número uno del mundo, el inglés Luke Donald, quien encabeza la lista de ganancias en los Tours de Estados Unidos y Europa, es el mejor ejemplo de que se puede triunfar a ambos lados del Atlántico.  McIlroy lideraba el torneo de Hong Kong tras la primera ronda empatado a 64 golpes con Álvaro Quirós y el inglés David Horsey. Miguel Ángel Jiménez era cuarto, con un golpe más. El torneo reparte 2,75 millones de dólares en premios.


Última Revista