Esperanzador. Así se puede calificar el juego de Tiger Woods en su regreso, este fin de semana, a la competición tras más de nueve meses de ausencia por problemas físicos y personales. Con un resultado de 280 golpes totales (8 bajo par) en el Hero World Challenge, disputado en el club Albany en la isla bahameña de Nueva Providencia, el californiano ha demostrado que su talento está intacto y que, si la espalda no vuelve a darle problemas, muy pronto podría volver a estar al gran nivel que le caracterizaba antes de las cuatro cirugías a las que se ha sometido en los últimos años.

Woods firmó cuatro rondas de 69, 68, 75 y 68. Jugó a gran nivel, a excepción del sábado, cuando firmó un +3 en una vuelta con hasta cinco bogeys.

El domingo el ganador de 14 majors regresó al buen juego con seis birdies y un eagle. Un doble bogey en el 10 y sendos bogeys para acabar en el 17 y en 18 le impidieron completar su actuación de manera aun más brillante.

Durante su ronda de cierre Woods estuvo acompañado por el tenista español Rafa Nadal, que siguió atentamente la vuelta de su amigo.

El golfista californiano, de 41 años, estuvo apartado de la competición debido a una lesión de espalda que le ha obligado a pasar por el quirófano cuatro veces desde 2014 para intentar aliviar los dolores crónicos que padece.

El triunfo de este torneo de 18 jugadores por invitación recayó en Ricky Fowler, que auguró un buen futuro a Tiger:  "Si su espalda está bien y sigue con este swing no hay duda de que puede salir y ganar", dijo Rickie Fowler, que agregó: "Tiger todavía tendrá ese efecto de cuando veas su nombre en los paneles en los últimos nueve hoyos y te das cuenta de que está en la pelea. Sabes que no tiene miedo porque ya lo ha hecho, ha estado allí antes".

“Emocionado”

Tiger, el gran protagonistas del torneo, dijo sentirse "emocionado" con el resultado de su retorno a la competición. "Tenía la adrenalina de nuevo en marcha y, en general, estoy muy satisfecho. Sabía que iba a ser capaz de jugar las cuatro jornadas y que eso no iba a ser una complicación. El problema era qué resultado iba a haber en mi tarjeta, cómo me sentía, cómo me acostumbro a esa adrenalina de nuevo ahora que por primera vez ha vuelto en mucho tiempo. El problema era qué resultado iba a haber en mi tarjeta, cómo me sentía, cómo me acostumbro a la adrenalina de competir".

El campeón cinco veces del Hero World Challenge resumía así su desempeño en la competición: "Todavía soy bueno con los hierros, mi drive ha ido bastante bien toda la semana e hice algunos buenos putts. Creo que he mostré algunas buenas señales, realicé algunos muy buenos golpes y hay un futuro brillante".

Respecto a su participación en próximos torneos, Woods dijo no tener aún planificado su calendario: "Nos vamos a sentar y resolveremos dónde voy a comenzar la temporada y cuánto voy a jugar, así como los períodos de descanso y los ciclos de entrenamiento”.


Última Revista